Archivo

Archive for the ‘Personal’ Category

¿Con quien estás conectado?

13/12/2008 3 comentarios

Me está gustando facebook. En los últimos días he descubierto conexiones entre personas de mi entorno que son bastante curiosas.

Ejemplo:

He escrito como tres parrafos explicando el ejemplo paso por paso y al final he desistido. He pensado que sería más visual y claro si lo representaba con cutre-esquema y hacía una breve explicación:

(nota: por privacidad de las personas que menciono he preferido usar solo las iniciales. De todas formas los aludidos seguramente se identificarán con facilidad y hasta es posible que detecten nuevas conexiones lo que le da mucha más gracia al asunto)

Facebook es un pañuelo.

Facebook es un pañuelo.

Como veis J. y yo somos amigos desde hace años. A su vez J. y M. son novios. M. es amiga de S. y, S. es, a su vez amiga de F. , bloguero italiano a quien conocí hace unos años en una quedada en Valencia. Esa sería la primera conexión “pañuelítica”. Pero hay otra. Hace ya unos años tenía como compañero de colegio a V. que vive en el extranjero y a quien por cierto espero ver en breve. V. es amigo de Fl. que nació en italia y vino a vivir a España y que, oh casualidad, es el hermano de F. que es de nuevo el bloguero antes mencionado.

Aquí vemos aquello de la teoría de los seis grados de separación en todo su esplendor, y por duplicado. Os parecerá una tontería pero llevo flipando con esto desde ayer jejeje. El mundo es asombrosamente pequeño e internet lo convierte en la más pequeña de las aldeas.

Categorías:blogs, Geekismo, Internet, Personal

El juego.

11/11/2008 1 comentario

La policía había entrado en el banco. Un anciano con un buen chichón en la frente y una brecha en la ceja permanecía recostado, casi desparramado, contra la columna donde se apilaban los panfletos de hipotécas y seguros. La nerviosa comercial que normalmente atendía a los clientes en su mesa ahora abanicaba al herido con folletos de planes de pensiones llenos de soles y sonrisas falsas. Mientras, la interventora hablaba con la policia y lanzaba miradas entre el asombro y el odio hacia el “nuevo” que había llegado semanas antes a la oficina. Aquel muchacho que minutos antes parecía una persona normal ahora permanecía en el vertice más alejado de aquella oficina, agazapado tras la fotocopiadora, como un animal, con sonrisa triunfante y mirada desquiciada sujetaba con manos tensas y sudorosas el bastón que hasta hacía unos minutos había sostenido al anciano. Entre dientes, con palabras inconexas y una sinietra risa, repetía una y otra vez para sus adentros:  “sacó una libreta, una libreta igual que la que yo tenía… y yo fui más rápido… yo fui mucho más rápido que él… ¡¡¡yo tengo el tótem!!!”

Dedicado a todos los presentes en aquella “torrà”.

Ahora a ver si alguno se anima a hacer su propia versión.

Categorías:Personal

¿Y como te sentiste al llegar a casa?

14/9/2008 3 comentarios

Pues como un gilipollas.

(Mis visitantes me sabrán perdonar esta broma privada que esperemos que no tenga que volver a publicar)

Categorías:Personal

Protegido: Egopost de domingo de consumo interno. Dosifíquese.

7/9/2008 Escribe tu contraseña para ver los comentarios.

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Categorías:Personal

Video: Lo peor que te puede decir una mujer.

22/8/2008 1 comentario

Genial corto de diez minutos que resume muy bien el calvario por el que a más de uno nos ha tocado pasar (me identfico plenamente) por “ella”. Sin duda, lo peor que te puede decir una mujer y que, además, en el 99% de los casos no tiene vuelta atrás ni perspectivas de llegar a ningún sitio (sí, hazte a la idea colega).

Encontrado en Sobreviviendo a una novia

Categorías:Opinión, Personal

Días de soledad

13/2/2008 4 comentarios

Ultimamente disfruto de muchos momentos de soledad.

Me siento más cómodo que antes en estas situaciones. Estoy redescubriendo el placer de moverme por la ciudad a mi antojo, sin dar explicaciones, comprando donde quiero, pasando cinco minutos parado delante de un escaparate o recorriendo el centro con mi mp3 a todo volumen mientras me fijo en la gente que pasa a mi alrededor.  Las conversaciones hasta las tantas con amigos tras una jarra de cerveza, escuchando, opinando, dando consejos o recibiéndolos según la mejor ciencia de cada uno y de sus propias experiencias, los paseos con mi perra por el paseo marítimo, las horas muertas  o simplemente quedarme un viernes por la noche echando una partida al Cod4 sin sentir que estoy perdiendo el tiempo. El placer de hacer lo que te apetece en cada momento.

Y ahora me apetece hacer cosas. Me apetece ponerme en forma -pero de la buena- y mejorar -y mucho habrá que mejorar- en inglés y algún otro idioma. Me apetece reencontrarme con viejos amigos de los que hace casi ocho años que no se nada (omg!) pero que, casualidades de la vida, he visto hace poco (el destino, dicen que te da en cada momento lo que necesitas).

Los días pasan y, tienen razón, el tiempo todo lo cambia.

Categorías:Personal Etiquetas:

“¡Está viiiivo! ¡viiiiiiiivoooo!”

franki.jpgHola a todos y disculpas por este prolongado silencio, las cosas han ido bastante liadas y durante un par de meses me vi sin ganas ni fuerzas para escribir algo positivo y entretenido en este rinconcito y para escribir malos rollos o tochos inaguantables (aun más) pues como que no.

Lo primero agradecer a algunas personas, en especial a Occi, el coñazo continuo de “actualiza, actualiza, actualiza, actualiza…”. Siempre se agradece. Lo segundo comentar que llevo los que con toda seguridad han sido los meses más estresantes de mi vida.

Todo comenzó con la ilusa idea por mi parte de creer que podría sobrellevar sin problemas las prácticas universitarias, un trabajo en un banco, el estudio y un trabajo en el negocio familiar los fines de semana (amén de llevar algo de vida social y echar una manita en casa los sabados). Aguanté pero a costa de nervios a flor de pie, más que algún cabreo, y un agotamiento mental de tres pares de narices. A todo esto se unieron ciertos problemas que he decidido no comentar aquí -por que yo lo valgo- que me hicieron tener la cabeza ocupada donde no debía en un momento que necesitaba mi neurona a pleno rendimiento. Ahora, por suerte, la cosa se ha destensado en todos los aspectos y he ido resolviendo los problemas a veces bien y a veces mal, pero superándolos. A partir de este viernes seré una persona con las tardes libres (oooooh, yeah) y volveré a recuperar un ritmo de posteo como mínimo de tres cuartos de bloguero. ¿Lo vais a notar? Posí. Pero servidor mucho más. 🙂

Entre las novedades más geeks os puedo comentar que ahora soy el orgulloso poseedor de una “pisiosa” (ay que bonica) Palm TX a la que, como buen geek, he metido toda la morralla habida y por haber en formato de loaders, emuladores, reproductores multimedia y un largo listado de basurilla que hará que tarde o temprano tenga que hacerle un reset a lo bestia para borrarlo todo. Es un cacharrete muy práctico al que sin embargo le veo alguna carencia que me chocó mucho cuando empecé a trabajar con ella pero que comentaré más adelante.

Por otra parte me he comprado pc nuevo (de nuevo oooooh yeah, baby xD) un -cojo aire- intel core 2 duo de nomeacuerdocuantosGHz con 4 megas de caché, un par gigas de ram (800), un disquito de 320 Gb a 7200 (ay, yo que quería un SSD) y una gráfica sencilla para echar alguna partideta al Cod4 y poco más (una 8400 de 128 megas, creo).

También compré una impresora Epson (como la odio) que ya os comenté y que sigue emperrada en hacer de mi vida una pesadilla. Me consideraba alguien con conocimientos de informática pero está visto que cuando se trabaja con Epson además hay que saber algo de esoterismo, una señora mayor me ha dicho que le ponga tres velas a santa tecla encima de la impresora. Si no se arregla así por lo menos le pegaré fuego y algo habré ganado.

Por lo demás la vida sigue, distinta, muy distinta a como era hace solo unos meses, pero irremediablemente entretenida, interesante y geek. Me encanta.

Seguid por aquí.